Menú Principal
5 de Agosto de 2017

¿QUÉ SON LOS PROBIÓTICOS?

Los probióticos son productos o preparaciones que contienen microorganismos vivos que, al ser agregados como suplemento en la dieta, aumentan el desarrollo de la flora microbiana en el intestino, y estimulan las funciones protectoras del sistema digestivo. Los principales probióticos son los lactobacilos, las bífidobacterias y las levaduras.

Los probióticos no colonizan de forma permanente al organismo, y por eso es imprescindible que sean ingeridos regularmente, a fin de mantener nivele s elevados en el ecosistema digestivo. Los alimentos funcionales elaborados con probíoticos deben contener por lo menos 10 millones de células viables por cada 100 ml.

El probiotico más empleado es el Lactobacillus acidophilus : Responsable de la producción de vitaminas del complejo B (B6, B12, ácido fólico, riboflavina, Niacina, Biotina y ácido pantoténico, mejora la absorción del calcio, produce enzimas como la lactasa, que ayuda a la digestión de la proteína de la leche y a mejorar los síntomas del Síndrome de Intestino Irritable, produce antibióticos naturales que ayudan en el control de bacterias patógenas intestinales, ayuda en la digestión de los alimentos y al control de la candidiasis intestinal, disminuyen el contenido de ácido fítico presentes en la mayoría de legumbres, cereales integrales y semillas que dificultan la absorción de hierro, zinc y otros minerales.

El Lactobacillus acidophilus se puede consumir en forma de productos como el yogur, kéfir y también se encuentra a la venta en las tiendas de dietética en forma de liquido o cápsulas, que proveen una mayor concentración de la bacteria que la leche, el yogur u otros productos lácteos cultivados.

EFECTO DE LOS PROBIÓTICOS EN DIVERSAS PATOLOGÍAS

• Riesgo de cáncer de colon: la administración de probióticos ha sido asociada con la disminución de la actividad de las enzimas fecales, a los que se ha atribuido un papel en la génesis de tumores malignos.

• Contribuyen a mejorar la digestión de la lactosa y reducen la sintomatología por la mala absorción, lo cual permite que personas con intolerancia a la lactosa, puedan consumir leche, y eviten los eventuales síntomas como la diarrea, dolor abdominal, flatulencia, etc.

• Reducción de los niveles de colesterol: utilizando el colesterol en el intestino y reduciendo así su absorción, aumentando la excreción de sales biliares, produciendo ácidos grasos volátiles en el colon que pueden ser absorbidos e interferir con el metabolismo de los lípidos en el hígado.

• Ciertos probióticos pueden estimular la inmunidad del individuo tanto a nivel intestinal como a nivel general, lo cual se traduce por una mayor producción de anticuerpos y una mejor defensa. Varios estudios sugieren que el consumo de probíoticos podría ayudar a regular las alteraciones del sistema inmune que se observan en casos de alergia y por lo tanto, a reducir los síntomas asociados con esta patología.

• Prevención de la diarrea del viajero como en lo que se refiere a la diarrea provocada por el consumo de antibióticos. Los efectos sobre los factores de riesgo de la diarrea y el cáncer de colon reposan en la neutralización de la agresión y en la mejora de la capacidad de reparación. Asimismo, los probióticos han sido utilizados con éxito en el tratamiento y la prevención de recaídas de algunas infecciones vaginales y del tracto genital femenino bajo.

• Modifican favorablemente la respuesta inflamatoria, mejorando el epitelio intestinal y disminuyendo sus síntomas.

• Poseen un efecto antagónico contra H. Pylori, inhibiendo su colonización gástrica e impidiendo el desarrollo de la patología relacionada.